lunes, 11 de noviembre de 2013

Chicas, no aguantar mucho las ganas de orinar

Ir al baño es una necesidad fisiológica, como es el tomar agua; obviamente, si nuestro cuerpo pide que vayamos al baño es porque existe la necesidad de desechar algo tóxico del organismo.
 
El hecho de que la orina permanezca mucho tiempo dentro de la vejiga puede generar infección dentro de ésta, ardor al orinar, sensación de no vaciar por completo la vejiga, ganas de continuar orinando y cuando la persona pasa mucho sin miccionar, al momento de ir al baño ya no puede orinar, o le cuesta más.
 
Incluso, aguantarse tanto tiempo causa inflamación severa, a grado tal que la orina se torna a un tono rojizo (sangre).
 
Los médicos también destaca que algunas de las consecuencias graves por no orinar a tiempo son el reflujo vesico-uretral (la orina regresa a los riñones) y la pielonefritis (infección renal), que puede causar disminución de la función de este órgano.
 
Existen casos en que la vejiga se somete a su máxima capacidad y si no se ha evacuado, pierde sensibilidad, no tiene posibilidad de contraerse para orinar y entonces se pueden formar divertículos (pequeños sacos en la pared de la vejiga), donde la orina se almacena y es más difícil evacuarla, argumenta la especialista.
 
Cuando la vejiga no funciona porque ya no tiene la capacidad de reservar y avisar en qué momento se tiene que ir a desalojar, se hace grande, se llena con mucha orina y entonces las personas sufren de incontinencia por rebosamiento; afortunadamente éstos son casos aislados.
 
Se recomienda que cuando una persona sienta la necesidad de orinar, vaya al baño en ese momento y trate de vaciar por completo la vejiga, y no dejarlo para más tarde.
 
Todos en general pueden padecer de no ir al baño alguna vez durante su vida, aunque las mujeres en edad productiva son quienes lo sufren con mayor frecuencia, pues ingieren más agua y tienen mayor necesidad de ir al baño, pero se aguantan.
 
Ya se sabe, mejor prevenir que curar.
 
Un saludo y hasta pronto!