lunes, 7 de octubre de 2013

Cuida tus pies


Cuidado de pies

Los pies han de cuidarse igualmente como se hace con las manos, cuerpo y cara.
Unos pies mal cuidados son desagradables y pueden provocar problemas que hasta pueden inhabilitarnos para caminar bien.
 
En Invierno al llevarlos tapados, olvidamos un poco el cuidado de los mismos y es cuando nos sacamos las medias y calzamos sandalias cuando nos damos cuenta de los problemillas que puedan surgir.
 
* Sequedad de los pies y talones

En verano con las sandalias, el contacto con el aire, andar descalzos, pueden provocar un aumento de la sequedad de los pies  sin embargo, la excesiva sequedad en los pies se puede padecer durante todo el año, lo que puede provocar incluso grietas en los talones que pueden hasta sangrar y doler al andar. Podrían producirse infecciones si son muy profundas. Han de tener un cuidado especial las personas con enfermedades crónicas como la diabetes o problemas en el que el sistema inmunitario puede estar disminuido.

* Sudoración excesiva y olor de pies

Al igual que las manos, la sudoración excesiva es un problema, por que esta produce irritaciones en los pies así como olor desagradable.
 
Sobre el olor: el sudor tiene un olor característico sobre todo dependiendo de la alimentación de la persona o por algún medicamento. Algunos alimentos que hace que huela fuerte el sudor pueden ser el ajo, los espárragos o la cebolla o algunas especies.
Es por ello que es muy importante la higiene diaria, no solo con agua sino con jabones que retiren estas bacterias.
 
 
En los zapatos es donde más fácilmente se depositan las bacterias junto con el sudor van a provocar este olor tan desagradable, si se suda mucho han de procurar también limpiar, aunque algunas veces es muy difícil debido a que no se pueden sacar las plantillas del mismo zapato, es por ello que aconsejo la plantillas con carbón activo, clásicas pero que absorben totalmente la humedad de los zapatos, no son caras, por lo que se pueden cambiar a menudo.

* Rozaduras de los zapatos

Las rozaduras de los zapatos, sobretodo cuando nos quitamos las medias o los calcetines parece una cosa irremediable sobretodo en verano y con zapatos nuevos.
Hemos de evitar llevar el zapato nuevo demasiado tiempo.
Cuando la piel del zapato es demasiada dura o alguna costura del zapato molesta, el zapatero lo podrá adaptar a la forma del pie humedeciéndolo algo.
Aplicar algo de crema hidratante en los zapatos harán que se ablanden.
Usar calcetines cuando son nuevos también permite que el zapato se adapte a la forma del pie sin peligro de rozar.
Las llagas o rozaduras de los pies pueden infectarse muy fácilmente debido a la zona que se encuentran.

* Uñas de los pies mal cuidadas

Los hongos en las uñas de los pies es un problema muy molesto y antiestético.
Este hongo se alimenta de la queratina de las uñas, provoca que la uña se amarillee, oscurezca, se engrose y se resquebraje, además posteriormente se va despegando del dedo, por lo que suele ensuciarse en la parte interior de la misma.

Para mantener el pie cuidado es fundamental una buena pedicura al menos una vez al mes. Y una rutina diaria sobre ellos, del mismo modo que nos cuidamos la cara es aconsejable cuidar los pies.
 
Es una parte muy importante de nuestro cuerpo, que debemos de mimar mucho mas y diariamente, os animo a seguir todos los pasos que indico.
 
Un saludo y hasta pronto!